Mantén una buena actitud.

Es interesante ver como los bebes van desarrollando sus habilidades motoras, destrezas básicas y necesarias de supervivencia. Es fascinante verlos dominar una habilidad, la cual le ayuda a que surja otra nueva. Por ejemplo, comienzan levantando la cabeza, lo cual los ayuda mas luego a rodar y entonces sentarse. Después se lanzan a gatear para mas luego caminar y finalmente agarrar aquellos objetos que hace tiempo le llamaban la atencion. Al no tener sus movimientos aun muy bien coordinados, tienden a ensuciarse cuando son dejados solos para pintar o comer. Se embarran la cara, y todo el cuerpo si no los detienen a tiempo. Pero sabes una cosa, a ellos nos les importa, son inocentes. No les preocupa como se ven o el tiempo que tomara la persona que los cuida para limpiarlos. Se ríen, mientras quizás papa o mama se enfade. ¡Es una etapa fabulosa!

A medida que crecemos, las cosas cambian. Venimos a estar conscientes de todo lo que hacemos y sus consecuencias. Pero hay cosas que no cambian, seguimos desarrollándonos como persona. Adquiriendo habilidades y destrezas que nos ayudan a descubrir otras que estaban escondidas esperando el momento para surgir. Procuramos que todos nuestros movimientos en la vida estén perfectamente coordinados y así sucede en muchas ocasiones pero la realidad es que en muchas otras nos embarramos, nos ensuciamos y perdemos el control. Puede que esto ocurra en nuestro matrimonio, en nuestra carrera profesional, en la crianza de nuestros hijos, etc. La pregunta que surge es, ¿cual es la actitud que tomamos cuando esto ocurre?

Definitivamente, no es motivo de risa, no es gracioso y mucho menos cuando otros son afectados. Pero si hay algo que debo mantener: una buena actitud. Solo una buena actitud te ayudará a sacar lo mejor de todo aquello que te ha ocurrido y quien sabe si al final, podrás reirte de lo sucedido. Aquí te dejo unos palabras del Pastor Charles Swindoll que impactaron mi vida hace algunos 20 años atrás.

“Cuanto más vivo, más me doy cuenta de la importancia de la actitud ante la vida. Actitud, para mí, es más importante que los hechos. Es más importante que el pasado, la educación, el dinero, que las circunstancias, que los fracasos, que los éxitos, que lo que otras personas piensan o dicen o hacen. Es más importante que la apariencia, talento o habilidad. Hace o deshace una empresa … una iglesia … un hogar. Lo notable es que tenemos una elección todos los días con respecto a la actitud que asumiremos para ese día. No podemos cambiar nuestro pasado … no podemos cambiar el hecho de que la gente va a actuar de una determinada manera. No podemos cambiar lo inevitable. La única cosa que podemos hacer es tocar la única cuerda que tenemos, y esa es nuestra actitud. Estoy convencido de que la vida es un 10% lo que me pasa y el 90% de cómo reacciono a ello. Y así es con usted … estamos en control de nuestras actitudes “.

4 thoughts on “Mantén una buena actitud.

  1. De cierto es así! sobre todo porque el Señor nos dice que a los que lo amamos y somos llamados por El, todas las cosas nos ayudan a bien! Aunque muchas veces no veamos dónde puede estar el bien de una triste situación, nuestra actitud de expectativa de ese bien un día nos permitirá verlo. Gracias Pastor! Lo amo mucho y sus enseñanzas siempre llegan a tiempo.

  2. Es muy cierto, mas para nosotros que somos hijos de Dios, El tomar la actitud correcta a aquellas cosas que nos acontecede dia a dia reflejamos Su caracter, de que El tiene el control de nuestras vidas y que el la gobierna.

  3. Esto es Así, el poder que tiene nuestra actitud es increíble, nos pasamos gran parte de nuestra vida pidiendo un milagros y no nos damos cuenta que el milagro está en nosotros mismos, Es nuestra actitud pues ella provoca los resultados .
    La actitud revela lo que realmente somos y es ella la primera en ser provocada.
    Gracias pastor por estas palabras que nos ubican, nos animan y nos ayudan a mantenernos firmes.

  4. si al enfrentarnos a cualquier situación pensáramos cual seria la actitud de Cristo ante la misma, y así lo hiciéramos entonces dejaríamos de ser tan carnales y nos pareciéramos mas a Jesús. Dejemos que El gobierne nuestras vidas, bendiciones

Leave a Reply

%d bloggers like this: