Un salvavidas del cielo

Hoy me llama la atención lo que se conoce como el “salvavidas”. El salvavidas es una especie de flotador, generalmente de forma toroidal, que se ata a una cuerda, la cual se utiliza para levantar el cuerpo de una persona y así proteger la vida humana en el mar (o en otras grandes extensiones de agua). Es utilizado, específicamente, para rescatar náufragos o desaparecidos y mantenerlos a flote, estén conscientes o no y de esta manera evitar que se ahoguen. Algunas versiones modernas están equipadas con pequeñas luces y/o tiras reflectantes para facilitar las operaciones de rescate en la noche. Está previsto como obligatorio entre el equipamiento de seguridad de barcos.

A lo mejor te estas preguntando, que es lo que ha llamado mi atención sobre el salvavidas? Bueno, así como muchos, que en algún momento de sus vidas han necesitado de un salvavidas, así TODOS, espiritualmente hablando, necesitamos de un salvavidas.

La humanidad se encuentra perdida como naufrago en el mar. Su embarcación ha sido embestida por el pecado pero Dios no la ha dejado desprovista de un salvavidas. Jesús dijo en Mateo 18:11 “Porque el Hijo del Hombre ha venido para salvar lo que se había perdido.”

A diferencia del rescate físico en alta mar donde el deber y la compasión salvan al naufrago aquí tenemos un elemento nuevo: la gracia. Me preguntas porque? Pues, porque ninguno de nosotros merece ser rescatado. Somos culpables de nuestra desgracia, hemos ofendido a nuestro Creador y no hay nada que podamos hacer al respecto sino poner nuestra mirada en El y clamar que tenga misericordia de nosotros.

A la hora que este salvavidas nos rodeé, seremos atraídos de regreso abordo donde estaremos a salvos en las manos del Padre y jamás volveremos a naufragar.

Y claro, este salvavidas no solo se ocupa de asegurar tu salvación eterna sino que también te sirve para cualquier situación en la que te encuentres hoy. Hebreos 4:16 “Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.” Podemos decir con certeza que tendremos “un salvavidas del cielo”

 

 

 

 

 

Leave a Reply

%d bloggers like this: